Mensaje de error

Deprecated function: The each() function is deprecated. This message will be suppressed on further calls en menu_set_active_trail() (línea 2405 de /home/colombia/public_html/especiales/zoom/includes/menu.inc).

La plata con la que el clan Char llega fortalecido al Congreso

Clan Char
El conglomerado político que lideran Alejandro Char y su padre Fuad Char demostró su poder en las pasadas elecciones legislativas. Apoyaron más de 20 campañas y lograron doce congresistas. De estos, diez recibieron financiación de contratistas públicos, en su mayoría vinculados a entidades que controla el clan en Atlántico.
Por Ana María Saavedra y Martha Segrera

El clan de los Char, respaldado por el partido político Cambio Radical, es uno de los más poderosos del país y el más fuerte en el Atlántico y el Caribe colombiano. Cuenta con un emporio de más de diez empresas, entre las que se destacan la cadena radial Olímpica, con 33 emisoras que transmiten tanto en Colombia como en Panamá; las Supertiendas Olímpica, que es una de las cadenas de supermercados y droguerías más grandes del país; el equipo de fútbol Atletico Junior de Barranquilla; y la compañía de financiamiento Serfinansa. Además, son dueños de varias empresas pertenecientes al sector de la construcción tanto de vías, como de viviendas.

Su poder económico y su sagacidad para desenvolverse en los temas políticos les permitieron salir fortalecidos de las más recientes elecciones legislativas. Esta casa política logró cinco senadores y siete representantes a la Cámara el pasado 11 de marzo.

En esta contienda los candidatos del clan Char optaron por los recursos privados para hacer sus campañas políticas y, muy en especial, los recursos de quienes previamente han recibido dinero del Estado en contratos públicos. En efecto, diez de los doce congresistas elegidos de este grupo político, recibieron plata de contratistas públicos para sus campañas. De igual forma, muchos de sus aportantes ostentan cargos en entidades estatales de sus zonas de influencia geográfica, o han hecho parte de sus Unidades de Trabajo Legislativo (UTL).

Colombiacheck presenta un análisis de cómo se financiaron los 19 candidatos que este clan apalancó para las elecciones legislativas, según sus reportes en el aplicativo Cuentas Claras del Consejo Nacional Electoral, CNE, y los vasos vinculantes que se evidencian entre los financiadores y las cabezas visibles del grupo que lideran en Barranquilla el alcalde Alejandro Char y su padre Fuad Char.

Senadores

Aída Merlano Rebolledo

Aunque se encuentra en la cárcel El Buen Pastor, en Bogotá, por orden de la Corte Suprema de Justicia, el CNE acaba de ratificar su derecho a tomar posesión de la curul que logró para el Senado con 73.252 votos. La investigación en su contra se da por una presunta compra de votos para su candidatura, luego de que agentes de la Sijín y del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía encontraran en su sede de campaña 261 millones en efectivo y una bolsa llena de certificados electorales, además de armas de fuego.

Merlano quien, a pesar de lanzarse por el Partido Conservador, hizo parte del ajedrez de los Char para estas elecciones, no ha presentado las cuentas de ingresos y gastos de su campaña ante el CNE, lo cual hace que tanto ella como su partido puedan terminar sancionados, según lo que determine el ente electoral, pues el plazo para esos reportes venció el pasado 11 de abril.

Arturo Char Chaljub

El hijo del cacique electoral Fuad Char Abdala y hermano del actual alcalde de Barranquilla Alex Char, fue reelegido como Senador con 126.628 votos con el partido Cambio Radical. Según su reporte, su ingreso más alto lo obtuvo con un crédito de Bancolombia por 400 millones. En segundo lugar están sus aportantes particulares, quienes le dieron cuatro donaciones en especie por 149’435.000 y una en efectivo de 15.000 pesos. Dos de estos contribuyentes han suscrito contratos con entidades estatales:

El que más aportó fue Pablo Morillo Viñas (66’235.000 en donación en especie), hijo del médico urólogo barranquillero Emiliano Morillo, quien reemplazó temporalmente en el Senado, a José Antonio Name Terán en 2003. Pablo Morillo no tiene antecedentes de ningún tipo, ni contratos con entidades estatales, pero su hermano Emiliano Morillo Viñas, entre 2017 y 2018, ha suscrito tres contratos públicos: uno por 12 millones con la Gobernación de Eduardo Verano De la Rosa, quien logró repetir en ese cargo gracias al respaldo de la casa Char; y dos por un valor total de 33 millones con la Personería Distrital de Barranquilla, en manos de Jaime Sanjuán Pugliese, postulado por el concejal conservador Rubén Marino, quien es aliado del alcalde Alejandro Char.

El segundo mayor contribuyente de Arturo Char es Jorge Vanegas Ortiz (38’600.000, donación en especie), propietario del establecimiento de comercio “Publimagen”, que suscribió un contrato por 19 millones con la Gobernación del Atlántico, cuando Alex Char fungía como gobernador, para producir una separata de contenido institucional que se distribuiría en periódicos de la región.

De igual forma, llama la atención la donación en efectivo de Margelis Barrios Lobo por solo 15.000 pesos. Barrios figura como gerente de la campaña de Arturo Char y contadora de la campaña de César Augusto Lorduy, uno de los miembros del clan Char elegido a la Cámara de Representantes. En agosto del año pasado, Barrios suscribió un contrato con la Alcaldía de Malambo, también en manos de un alfil de los Char, con el objeto de prestar servicios de transporte, por 9’517.500.

Miguel Amín Escaf

Reelegido por el partido de la U con 69.295 votos, este senador fue mencionado como uno de los que más ‘mermelada’ y cargos recibió del gobierno de Juan Manuel Santos.

Según su reporte, el ingreso más alto se da por las contribuciones de particulares: 465 millones. Los que más aportaron fueron David Díaz Camargo, gerente de la transportadora Flota Roja Ltda, quien le prestó 170 millones y ha respaldado económicamente todas sus campañas al Congreso; Cecilia Raquel Moreno Field, quien le prestó 80 millones y también le ha donado en campañas anteriores; Elieth Virginia Rodríguez Riascos (crédito por 50 millones), quien trabaja en el establecimiento público ambiental ‘Barranquilla Verde’; y Humberto Noriega Monsalvo (40 millones en crédito), quien trabajó en la Unidad de Trabajo Legislativo de Amín Escaf en el período legislativo 2006-2010.

Por su parte, Javier Isaac Held Martínez, quien hizo aportes en especie por 38 millones, pertenece al Partido de La U y tuvo un contrato con la Secretaría General del Departamento del Atlántico, en mayo de 2015, para actualizar el plan de adquisiciones.

Otros de los contribuyentes de Amín Escaf fueron Juan Alberto Ramos Coronel, gerente de su campaña y exalcalde de Juan de Acosta (Atlántico), cargo en el que recibió una sanción de la Procuraduría General por no vigilar la correcta ejecución de una obra pública; Ricardo Santiago Martínez Ribon, incluido en el Boletín de Deudores Morosos del Estado por una deuda con el distrito de Barranquilla; y su hermano, William Amín Escaf, propietario de la sociedad Construcciones e Inversiones WH S.A.S..

Luis Eduardo Díaz Granados Torres

Fue elegido senador con 112.591 votos. Según La Silla Vacía, a pesar de que es miembro de una tradicional casa política con influencia en Atlántico y Magdalena y de contar con una estructura y votos propios, se ubicó bajo la sombrilla de los Char para llegar, por primera vez, al Senado. Díaz Granados ha sido investigado por la Corte Suprema de Justicia por presuntos nexos con las AUC y ha sido vinculado a las denuncias de entrega de cargos a cambio de la reelección de Juan Manuel Santos.

También obtuvo su mayor ingreso con un crédito de Serfinansa, por 269 millones. Su segunda fuente de ingresos proviene de los aportes de su sobrino y de su esposa por 232 millones. Recibió cuatro donaciones en especie de particulares por un total de 100 millones, tres de ellos contratistas públicos.

Dentro de sus aportantes, llaman la atención los siguientes: Betsy Judith Pérez Arango, quien fue directora jurídica de la Contraloría de Barranquilla y, según El Heraldo, en junio de 2011, la Fiscalía le imputó cargos por supuesta participación en un chantaje de funcionarios del ente de control a la sociedad de Acueducto, Alcantarillado y Aseo de Barranquilla, por 745 millones. Lo anterior no ha sido impedimento para que Pérez haya suscrito diversos contratos de apoyo jurídico con el Senado de la República, la Cámara de Representantes y la Alcaldía de Barranquilla.

También le aportaron Luis Carlos Pertuz Vergara, ex contralor del Atlántico, y Carlos Alberto Suárez Durán, ambos contratistas de la alcaldía de Alejandro Char como prestadores de servicios administrativos, con contratos de 90 millones y 12 millones, respectivamente.

Antonio Luis Zabaraín Guevara

Exalcalde de Ciénaga, Magdalena. Según La Silla Vacía, Zabaraín Guevara es jefe un de un grupo político propio que en 2014 logró que su esposa, la representante por el Partido Conservador Inés López Flórez, alcanzara 65.000 votos.

Zabaraín Guevara le dijo a la emisora Delfín Stereo que la idea era lanzarse por el Partido Conservador, pero que el exsenador Fuad Char le propuso hacer parte de la lista de Cambio Radical y aceptó luego de analizar el panorama político.

Financió su campaña con un aporte propio de 298 millones de pesos y con una donación de su hijo Antonio Luis Zabaraín López, de 197 millones de pesos.

Representantes a la Cámara

César Augusto Lorduy

Se convirtió en nuevo representante a la Cámara por el Atlántico, por el partido Cambio Radical. Con 67.390 votos, obtuvo la votación más alta del departamento. Es un abogado, muy cercano a la familia Char. No cuenta con experiencia en cargos de elección popular. Sin embargo, entre sus fortalezas se destacan las sólidas relaciones que ha construido con los gremios y el sector privado, como consecuencia de varios años de fungir como dirigente gremial y de pertenecer a juntas directivas, entre las que se destaca la Cámara de Comercio de Barranquilla.

Su ingreso más alto corresponde a un crédito obtenido con Serfinansa, la compañía de financiamiento del grupo Char, por 300 millones. El segundo ingreso más alto lo obtuvo de las contribuciones de los particulares, por un total de 81’620.000. Dentro de este rubro se registran cinco donaciones en especie por 80’320.000 y una en efectivo de 1’300.0000. Dos de estos aportantes han suscrito contratos con entidades estatales.

Sara Alejandra Hernández Campo, quien le aportó 12 millones en especie, ha suscrito cuatro contratos con la Dirección Administrativa de la Cámara de Representantes para apoyar la oficina de prensa, por un valor total de 25’489.000; y Emdiem Laboratorio Creativo S.A.S., (9’520.000 donación en especie), una agencia de diseño que tiene entre sus clientes a la Alcaldía de Barranquilla y varias emisoras de la Organización Radial Olímpica.

Por otra parte, la empresa Podium – Mercadeo, Publicidad & Comunicaciones S.A.S., hizo un aporte en especie por 23’800.000. Su representante legal es Adriana Margarita Macías Ospino, quien también representa a "Mayordomía y Servicios S.A.", una compañía que tiene contratos de aseo con diversas entidades del distrito de Barranquilla y del departamento del Atlántico, buena parte de ellos celebrados bajo la administración de Alejandro Char, por un total de 19’480 millones.

Otra fuente importante de ingresos para Lorduy fueron los aportes de su propio patrimonio por un total de 27’500.000.

José Gabriel Amar Sepúlveda

Elegido con 67.812 votos, no cuenta con experiencia en cargos de elección popular. Trabajó en Gases del Caribe y luego en su propia empresa de construcción Grupo Certain & Asociados S.A.S., cuyo representante legal se convirtió en uno de sus mayores aportantes. De acuerdo con La Silla Vacía, llegó al Congreso con el respaldo de la casa política charista de los Herrera de Soledad, el segundo municipio del Atlántico, actualmente controlado por ellos.

Los particulares que aportaron a su campaña alcanzaron un total de 222 millones, su mayor ingreso. De su propio patrimonio, puso 26’215.000 y su esposa le dio 25 millones. Cinco de los once aportantes han suscrito contratos con entidades estatales:

José Gregorio Manga Certain, quien en 2010 firmó un contrato con el Ministerio de Minas y Energía, por 38,9 millones para asesorar la formulación de políticas públicas en temas ambientales. Para esa fecha, la cartera minera estaba en manos de Carlos Rodado Noriega, quien fue gobernador del Atlántico (2004–2007) con el aval del Partido Conservador y el apoyo del cacique político Fuad Char.

Adicionalmente, Manga Certain y su hermano Samuel Dolcey, también contribuyente de la campaña de Amar Sepúlveda, tienen una sociedad llamada ECOCIALT S.A.S., que suscribió un contrato con la Subred Integrada de Servicios de Salud Sur E.S.E., para seguimiento de la gestión ambiental en dicha entidad, por 149 millones. Samuel Dolcey, además, figura como representante legal del Consorcio Ingeniería Forestal de Santander en un contrato con la Corporación Autónoma Regional de Santander, por 862 millones.

Otro donante, Leonardo Fabio de los Reyes, ha sido contratista público de la Alcaldía de Soledad, para el fortalecimiento institucional y modernización de la gestión pública de la Oficina de Impuestos. Zamir Benavides Moreno, quien hizo una donación en especie, suscribió cuatro contratos con la Alcaldía de Barranquilla y uno con la de Soledad para prestar servicios administrativos, por un valor total de 121’064.000.

Modesto Enrique Aguilera Vides

Según su hoja de vida, fue asesor legal de la Alcaldía de Barranquilla entre 2012 y 2013 (durante la alcaldía de Elsa Noguera) y secretario de Gobierno de esa entidad entre 2008 y 2012 (administración de Alejandro Char). Según La Silla Vacía, es conocido como “el eterno candidato de Fuad Char” porque militó con él en su movimiento Voluntad Popular.

Su esposa, Aminta Cogollo Hernández, quien trabajó en la UTL de Arturo Char, donó 190 millones a la campaña, el aporte más alto. El segundo mayor aporte, fue de 67 millones de pesos, en especie, de la Fundación Empoderamiento Social, de cuya junta directiva hace parte Sibelys De Jesús Barrios Navarra. Ella también donó a la campaña, en especie, 21 millones de pesos. Tres de los ocho aportantes a su campaña han sido contratistas en Barranquilla:

Susy Mitchell Serna Sánchez, quien trabajó como contratista, por contratación directa, en la Contraloría Distrital de Barranquilla, en 2017, para apoyar la digitalización de resoluciones y desprendibles de nómina. En ese periodo el contralor era Fernando Fiorillo Zapata, cercano a los Char, según la investigación Tras la pista de las contralorías de Colombiacheck.

Eduardo Mario Pitre Gómez, quien ha sido contratista directo de la Secretaría de Salud de Barranquilla desde 2013, apoyando la gestión de esa entidad. Ese año, su contrato fue firmado por Natalia Abello Vives, secretaria general de la Alcaldía en esa época, de la cuerda de los Char y Elsa Noguera.

Álvaro Isaías Rojas Meza, asesor jurídico de Barranquilla Verde, entidad de la Alcaldía de Barranquilla, por contratos de prestación de servicios que van desde 2017 hasta julio de 2018. Entre 2012 y 2014 pasó como contratista por entidades como la Corporación Autónoma Regional del Magdalena, la Escuela Superior de Administración Pública, ESAP, el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, y a las estaciones de Policía de Tunjuelito y Antonio Nariño de la Metropolitana de Bogotá. En estas entidades asesoró en temas jurídicos y de contratación. Fue miembro de la UTL de Arturo Char Chaljub (periodo legislativo 2006-2010).

Karina Estefania Rojano Palacio

Es la hija y heredera política del concejal más votado de Barranquilla, Carlos Rojano, del Partido Conservador y quien hasta hace poco tiempo hacía parte de la casa del longevo senador en retiro Roberto Gerlein. La Silla Vacía la incluyó en la lista de las cartas que alistaron los Char para aumentar su poder en el Congreso. Fue la fórmula del senador charista Antonio Zabaraín.

Para su campaña puso 16 millones de pesos y el mayor aporte lo recibió de su esposo, Farid Duguid de Jesús Char Barrios, quien donó 208 millones de pesos y en 2015 le había aportado 15 millones a la campaña de su suegro. Dos de los 20 aportantes de Karina Rojano han sido contratistas públicos:

Carolina Pola Ardila Parra, abogada contratista del Concejo de Barranquilla en 2017 en el área jurídica. Su contrato está firmado por el entonces presidente de esa corporación José Cadena Bonfanti, quien en una entrevista con el diario El Heraldo aseguró que no tuvo apoyo político de senadores, pero que recibió consejo y apoyo de la diputada Lourdes López, esposa de Alejandro Munárriz Salcedo, quien en las legislativas de 2018 fue fórmula a la Cámara de Mauricio Gómez Amín, cercano a los Char.

Olga Patricia Britto Villafaña, quien se vinculó al Fondo Distrital de Seguridad de la Alcaldía de Barranquilla en octubre de 2014 como contratista para apoyar la evaluación de los programas que ejecuta ese Fondo. También ha trabajado en la Contraloría y la Secretaría Distrital de Hacienda, cuyo contrato empezó en enero de 2018, con una vigencia de seis meses, para prestar asesoría financiera. Britto donó a la campaña al Concejo de Carlos Alberto Rojano, padre de Karen Estefanía, en 2015, tres millones de pesos.

Otros dos de los aportantes de Rojano figuran como deudores morosos de entidades públicas. Aumerle Duguid de Jesús Char Barrios, quien le debe al departamento del Atlántico y al Distrito de Barranquilla; y Nazly del Socorro Montes Torregroza, acreedora del Icetex.

Jorge Méndez Hernández

Exdiputado de San Andrés y excandidato a la gobernación de la isla. El periódico The Archipielago Press lo describió como una persona humilde que se inició en la política con el Movimiento de Integración Regional, desde donde saltó a Cambio Radical, partido del que se convirtió en líder gracias a su votación (1.137 votos, la más alta de esas elecciones a la Asamblea). Según el medio local, Méndez Hernández se ganó “la estima” de directivas nacionales del partido que van desde Alejandro Char hasta el mismísimo Germán Vargas Lleras.

El mayor aporte a su campaña fueron 50 millones de pesos que el mismo candidato aportó. Dos de sus contribuyentes particulares han tenido vínculos contractuales con entidades públicas:

Luis Javier Méndez Hernández, quien entre 2014 y 2016 celebró siete contratos de mínima cuantía con el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec, para el suministro de alimentos, bebidas y víveres. Trabajó como asistente en la UTL del representante a la Cámara por San Andrés Jack Housni Jaller, pero lo declararon insubsistente en 2015.

Carlos Arturo Carvajal Jiménez, contratado en 2016 para apoyar los procesos de gestión de proyectos y hacer seguimiento y liquidación a los contratos a cargo del Viceministerio de Agua y Saneamiento Básico, del Ministerio de Vivienda , Ciudad y Territorio. En ese momento la ministra de esa cartera era Elsa Noguera, ficha clave de los Char y de Germán Vargas Lleras.

Hernando José Padauí Álvarez

De Magangué, Bolívar, en donde fue concejal y alcalde, según su perfil en Congreso Visible, Padauí fue, además, secretario de Minas y Energía de Bolívar entre 2001 y 2003. Según la Fundación Paz y Reconciliación, Pares, se le señala de ser cercano a Enilce López, conocida como “La Gata”, condenada por homicidio y por nexo con paramilitares. Es objeto de una indagación en la Corte Suprema de Justicia por fraude electoral en los comicios para el Congreso de la República en 2010. Para esta elección, Pares lo identificó como ficha del clan Char, también con apoyo del clan Gnecco.

Padauí Álvarez puso de su patrimonio 502 millones de pesos a su campaña, el aporte más alto.

Bavaria (45 millones) y Postobón (27 millones) figuran, también, como donantes. No aparecen contratistas del Estado aportando a su campaña.

Karen Cure Corcione

Fue concejal de Apertura Liberal en Magangué, Bolívar, y asistente del congresista del PIN Javid Benavides Aguas. Es esposa de Giovanni Meza Menco, excandidato a la alcaldía de Magangué y cercano a la empresaria Enilce López, “La Gata”. Según La Silla Vacía, Meza es considerado en Bolívar el brazo político de López y la nueva representante es considerada la heredera directa de “La Gata”. Para la Fundación Pares, ella es una de las fichas Char en el nuevo Congreso.

Cure Corcione dio 55 millones de pesos para su campaña. Su hermana, Fairus, hizo la donación más alta, por 80 millones; y su esposo, quien, además, está reportado como deudor moroso del distrito de Bogotá y de la Superintendencia de Salud, le dio 40 millones. Entre sus diez aportantes, hay seis que han tenido contratos con entidades públicas de Bolívar:

Lewin Bet Castilla Torres, a quien le aparecen dos contratos, uno en 2016 y otro en 2017, para asesorar tributaria y contablemente a la Secretaría de Hacienda de Arjona, Bolívar, ambos por contratación directa y firmados por la alcaldesa de ese municipio, Esther María Jalilie García, perteneciente a Cambio Radical. También fue contratista como docente del Sena, en Cartagena.

Paolo Francesco Corcione Sierra. Ha sido contratista de la Secretaría de Hacienda y la de Agricultura de Bolívar, además de la ESE Hospital Local de Cartagena de Indias, donde apoyó el área de subgerencia administrativa y financiera, entre otras labores.

Otros tres aportantes de Cure han sido contratistas del hospital: Fairus Yanini Cure Corcione, hermana de Karen, quien en febrero de 2017 prestó servicios como ingeniera industrial especialista en finanzas; Albina Marina Bechara Lopera, quien fue contratada entre 2014 y 2015 (régimen especial) como abogada de apoyo en materia de contratación; y Marcel Henrique Pareja Velásquez, para apoyar labores de publicidad. Este último, entre 2012 y 2016 tuvo cinco contratos directos con la Secretaría de Educación Departamental de Bolívar para analizar y procesar  información de los sistemas de información del Ministerio de Educación.

Yoslaida Isabel Meza Menco, quien firmó un contrato de ocho meses en 2013, para prestar servicios del fortalecimiento de la gestión de la Secretaría de Salud Departamental de Bolívar.