Así fue la financiación del clan de Juan Carlos Martínez al Congreso

Clan Martinez
Aunque los candidatos del antiguo líder político se ´quemaron’ en las elecciones de marzo, la maquinaria se movió para financiar a sus aspirantes al legislativo, con donantes que incluyen una empresa vinculada a un presunto fraude en el hospital de Buenaventura y varios contratistas del Valle y de Cauca.
Por Ana María Saavedra

Cinco meses antes de las elecciones, Juan Carlos Martínez, antiguo barón electoral del Valle del Cauca, salió de la cárcel tras pagar dos condenas: una por ‘parapolítica’ por sus vínculos con el Bloque Calima de las AUC y otra por cohecho.

“Aquí, con nuestros amigos, dirigentes y líderes de nuestro proyecto que creyeron algunos que estaba muerto y nos traicionaron, ¡venimos a retomar el liderazgo en Buenaventura y a obtener la primera votación en el Congreso en las elecciones de marzo!”, anunció en un discurso en octubre en el puerto.  También reapareció en la inauguración de la sede política del partido Opción Ciudadana, donde ratificó su apoyo a Noris del Carmen Cano, exconcejal del puerto y candidata a la Cámara de Representantes, y a William Rodríguez, aspirante al Senado.

En su época dorada, cuando fue senador y socio del exgobernador del Valle Juan Carlos Abadía, Martínez fue poderoso en la región con varias alcaldías y cuotas políticas en la Corporación Regional del Valle del Cauca, CVC, entre otras entidades. Incluso, su apoyo fue vital para que el exalcalde de Cali Jorge Iván Ospina llegara al cargo en 2007.

Desde la cárcel, y en vista de las elecciones de 2010, fundó la Alianza Democrática Nacional (ADN), pero dado que la Registraduría no permitió inscripciones bajo este partido, se unió con Luis Alberto Gil, otro exsenador preso, para fundar el Partido de Integración Nacional (PIN), como relató la Silla Pacífico en un perfil del político.

Luego, Opción Ciudadana (antiguo PIN), intentó conquistar el poder perdido para estas elecciones al Congreso. Martínez tuvo varios frentes: con Opción apoyó a William Rodríguez al Senado y a Noris del Carmen Cano a la Cámara.  En su otro frente quiso meter a dos de sus candidatos a la circunscripción especial afro: su primo Daniel Garcés Carabalí y Ana Ximena Polanco, extesorera de la Gobernación del Valle, avalados por el Consejo Comunitario La Plata Bahía Málaga.

Aunque los candidatos de Martínez se quemaron, en Colombiacheck investigamos los financiadores de las campañas de las fichas del antiguo barón electoral del Valle. Garcés tuvo 14 aportantes, seis de ellos han sido contratistas del Estado; Rodríguez tuvo cinco, y Cano siete, dos de ellos contratistas. Polanco sólo reportó ingresos de su propio patrimonio (30,3 millones).

Una empresa en líos por el hospital de Buenaventura, entre aportantes

Al revisar la lista de aportantes de la exconcejal Cano, encontramos que la empresa de ingenieros civiles Ingemedi le hizo una donación en efectivo de 50 millones.

Esta empresa, que ha sido contratista de la Alcaldía de Buenaventura, está vinculada al proceso penal por las presuntas irregularidades en las obras en el hospital Luis Ablanque de la Plata, reabierto este año.

Las hermanas Carolina y Karina Moreno Caicedo, quienes han sido representantes legales de esa compañía, fueron detenidas por la Fiscalía, junto con el alcalde Jorge Eliécer Arboleda “por la supuesta apropiación de 5104 millones destinados al mejoramiento de la infraestructura del hospital”.

Pero, además, la relación de la representante legal de Ingemedi, Carolina Moreno, con la exconcejal y candidata a la Cámara, según nos reveló un periodista del Puerto, nace por los vínculos de su tía Ceneida Caicedo con el exalcalde José Félix Ocoró, una de la fichas de Martínez en Buenaventura.

“Aquí terminan siendo los mismos con las mismas siempre, que se reparten los contratos. A Martínez lo conocían como el ‘hombre del maletín’”, cuenta el comunicador.

Ocoró está condenado a 18 años de cárcel por corrupción y Ceneida Caicedo fue secretaria de Hacienda durante su mandato.

Pero el poder de la familia Moreno Caicedo en Buenaventura ha perdurado más allá de la Alcaldía de Ocoró y han recibido millonarios contratos, incluyendo el del hospital. Además, su mamá, Ruth Caicedo, fue secretaria de Recursos Humanos durante el primer año de la alcaldía de Arboleda.

En el Secop, a Ingemedi solo le figura un contrato por 178’494.556 para reparar la sede de la Personería Municipal, en 2017. Pero su representante legal, Carolina Moreno Caicedo, ha tenido seis contratos con la Gobernación del Valle, la CVC y la Alcaldía de Buenaventura, entre 2012 y  2017.

Moreno Caicedo no solo ha sido la representante legal de Ingemedi sino de dos uniones temporales: la CK y la CM. Ambas con contratos por 35.558’008.125 con la Alcaldía de Buenaventura, en 2015 y 2017. El grueso de los contratos fueron en la Alcaldía de Arboleda.

Estos convenios han sido para obras civiles, como el mejoramiento de la malla vial o la reparación del hospital Luis Ablanque. El primero de ellos tuvo un valor de 28.927’788.425.

En ambas uniones temporales ha estado la empresa Ingemedi, aportante de la candidata al Congreso Noris del Carmen Cano, que sacó 5812 votos, de los cuales 3782 fueron en Buenaventura.

Las otras fichas de Martínez

Aparte de la empresa Ingemedi, la candidata recibió 9’950.000 de Leonardo Vidal Obregón, a quien le figuran dos contratos, en 2011 y 2017, con la Alcaldía de Buenaventura. Los contratos son por prestación de servicios para formular la estrategia ambiental en la Dirección Técnica Ambiental y por la ejecución del plan de manejo ambiental.

Aparte de esto, Vidal fue el represente legal de la Unidad Ejecutora de Saneamiento del Valle del Cauca, entidad que suscribió convenios con la Gobernación del Valle y la Alcaldía de Tuluá.

Entre tanto, entre los seis contratistas financiadores de la campaña de Daniel Garcés, quien registró aportes por 41’600.000, llama la atención José Humberto Infante, su gerente de campaña quien donó sus honorarios por 3’000.000

Infante fue nombrado por el congresista Moisés Orozco Vicuña como su asistente IV en la Cámara de Representantes en 2015. Al año siguiente lo declararon insubsistente. Orozco es un político de Yumbo que llegó al Congreso por la circunscripción especial afro, sin ser afro,  fue cercano al congresista sucreño Yahir Acuña y a Juan Carlos Martínez.

A Infante le figuran tres contratos por prestación de servicios para trabajos administrativos con el Hospital de Toro, Valle del Cauca, entre 2012 y 2013, por un valor de 53’500.000.

Otro de los aportantes de la campaña de Garcés fue Vainer Fernelly Torres Nuñez, oriundo de Timbiquí, Cauca (la tierra de Garcés), quien ha contratado por las alcaldías de Palmira, Puerto Tejada y Suárez para la instalación de softwares y programas tecnológicos por un valor de 53’700.000.

En la lista también aparecen la hermana del candidato, Gladys Nelly Garcés Carabalí, quien ha tenido tres pequeños contratos por prestación de servicios; Horacio Herrera Carabalí, quien le donó sus honorarios como coordinador de agenda y ha tenido cinco contratos en la Alcaldía local de Santa Fe, en Bogotá; y Oyther Manuel Candelo Riascos, quien tiene ocho contratos con el Sena y las alcaldías de Popayán y Caldono, Cauca.